23.10.09

"No interrumpa jefe, estoy en Facebook"

Un nuevo modelo de relación entre las compañías y los profesionales difumina la línea entre la vida personal y la laboral. Es la punta del gran iceberg que supone un cambio brutal en el modelo de trabajo.

"¡En qué hora habré agregado a mi jefe como 'amigo' de Facebook!"... Más de uno habrá repetido este lamento al llegar un lunes a la oficina y advertir que las fotos de la fiesta del sábado anterior están a la vista de quien presidirá la reunión de presupuestos, media hora más tarde. O quizá se arrepienta si, en plena conversación con los «amiguetes» de la Red, aparece un mensaje del jefe, requiriéndole para terminar un encargo engorroso del trabajo. No importa que esté en su casa, ni que la hora sea intempestiva.

Las nuevas tecnologías, las redes sociales y determinadas herramientas y fórmulas de contacto hacen posible una accesibilidad las 24 horas que acarrea una disponibilidad nunca vista por parte de los empleados. Todo esto supone que la línea entre la vida personal y la profesional queda casi completamente difuminada. Pero también implica un cambio brutal del mercado laboral. Es la punta del iceberg de una nueva forma de trabajar, de un nuevo modelo de relación de los profesionales con las compañías.

Las empresas tendrán que plantearse si su marca cautiva no sólo externamente –a los clientes– sino también internamente –a cada empleado de cada generación de su fuerza laboral–, y si los líderes de la organización cuentan con herramientas y capacidades de comunicación con la nueva generación de empleados, hiperconectados.

Más en Expansiónyempleo.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

Entradas populares

Archivo del blog