24.10.10

Enredos y aprendizajes en el mundo Facebook

Para demostrar que el año que llevo invertido en Facebook no fue totalmente en vano, me detendré en algunas aplicaciones que utilizo pero sigo sin entender.

¿Cómo cambiar el osito Teddy virtual de regalo por mi cumpleaños, por chocolates o por el brownie con la velita y no por la canasta con flores? No me gusta recibir un bouquet de rosas, sonrisitas y esas pavadas. ¿Y si no me devuelven nada y me quedo pagando algo que envió un amigo?

Es raro eso de encontrarte con gente que no ves hace veinte años, solicita tu amistad y te pregunta: ¿Vos sos esa gordita con granitos de pelo crespo tipo mota, a la que le costaba entender todo lo que la maestra explicaba?

¿Esa gente quiere ser tu amiga o pretende seguir molestándote con sus apreciaciones? En una oportunidad contesté: "Sí, soy yo, la burra del grado. ¿Cómo estás? Algunas cosas cambiaron: llegué a Miss Universo, hablo siete idiomas, tengo un PhD en Harvard y me casé con un banquero. ¡Ah! ... y los próximos quince días estaré desconectada. Nos vamos con mi marido en nuestro velero a las Islas Seychelles. Cuando vuelva tomamos un café, ¿dale?"

Tomar un café en idioma Face, significa que jamás vas a encontrarte con esa persona, aunque lo prometan recíprocamente durante años.

Más en El Día

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

Entradas populares

Archivo del blog