14.5.09

Facebook no dio la cara

Las derivaciones de un acto arbitrario siempre son impensadas y contraproducentes. Cerca de las 10 de la mañana del jueves pasado (mientras el contenido del NO –que se actualiza digitalmente a las 18– todavía no estaba visible en la web de este diario), la cuenta de Facebook del suplemento fue dada de alta nuevamente, después de haber estado casi una semana misteriosamente suspendida. “Your account was mistakenly suspended due to an error by Facebook’s site security system” (su cuenta fue erróneamente suspendida debido a un error de seguridad del sitio), contestaron en un escueto mail los del Facebook Team. Anónimo, frío, sistémico. Así fue la respuesta de Facebook que había decidido limpiar del ciberespacio el perfil del suplemento joven de Página/12. En unas pocas horas, el “profile” del NO se convirtió en un pequeño epicentro de comentarios que reflexionaban: “¿Facebook es una dictadura?”.

Está claro que poco importa la permanencia del NO en un espacio virtual que no creó, pero que usa como un medio de comunicación más con sus lectores-usuarios. Sin embargo, el autoritarismo automático que propone el modelo de Facebook es un ejemplo más del riesgo que implica depositar digitalmente el presente y el pasado de los datos. El lunes pasado, el doctor en informática Roberto Di Cosmo reflexionaba en este diario: “Si uno decide irse de Facebook, YouTube o Flicker, ¿puede bajar sus fotos? No. ¿Y cómo se hace para hacer desaparecer toda esa información que uno ya no quiere que esté on line? No se sabe. Una vez que se ponen las cosas ahí, no se sacan nunca más”. Esta semana, con la cuenta dada de alta, intentamos hacer una copia de seguridad del perfil. Fue imposible.

Más en NO

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

Entradas populares

Archivo del blog